Salsa de tomate con vino blanco

Receta de salsa de tomate con vino blanco

Acompaña el tomate con cebolla, pimiento, laurel, vino blanco y orégano, y tendrás una riquísima salsa casera para pastas, carnes, pescados, pizzas, etc.

¿Quieres ver los ingredientes para Salsa de tomate con vino blanco?

Descubre los ingredientes para hacer Salsa de tomate con vino blanco pinchando aquí:

¿Cómo hacer salsa de tomate con vino blanco?

1

En el mismo momento de empezar a cocinar la salsa de tomate con vino blanco, pelamos y picamos la cebolla y el pimiento rojo, ponemos una cazuela al fuego con 4 cucharadas de aceite de oliva, añadimos la hoja de laurel y lo dejamos todo cociendo durante 5 minutos.

2

El segundo consiste en preparar los tomates. Yo no les quito la piel porque es la parte del tomate que más vitaminas aporta, así es que simplemente les quito la dureza verdosa del enganche con la rama, y los troceo en daditos.

3

Pasados los 5 minutos, añadimos los tomates troceados a la cazuela, echamos el vaso de vino blanco y dejamos que la salsa de tomate con vino blanco cueza durante aproximadamente una hora a fuego lento. Salpimentamos.

4

Pasada la hora, trituramos la salsa de tomate en la misma cazuela y añadimos dos cucharadas de azúcar para matar la acidez del tomate (yo suelo añadir una cucharada de azúcar por cada kilo de tomates).

5

Por último, dejamos cocer la salsa de tomate durante 10 minutos más, y ya estaría lista.

6

Si queréis podéis añadir un puñado generoso de orégano para darle sabor a la salsa de tomate con vino blanco (yo suelo hacerlo, porque me encanta).

7

Foto y fuente: Ole tus fogones

Nota del autor:

Si queréis guardar vuestra salsa de tomate con vino blanco en botes de conservas, os recomiendo esterilizar frascos de cristal previamente. Si lo hacéis así, podréis almacenar vuestra salsa de tomate durante varios meses y sin necesidad de refrigerar.

Otras búsquedas relacionadas con "Salsa de tomate con vino blanco"